Hotel Bellavista - Barco de Ávila

Alrededores

Valle del Jerte

Desde las estribaciones de la Sierra de Gredos desciende entre laderas montañosas y sierras el Valle del Jerte, zona de impresionante valor paisajístico y cultural.

La vía principal de comunicación de la comarca es la N-110, que une Plasencia con Avila, a través del Puerto de Tornavacas desde cuya cumbre puede contemplarse el paraje imponente de un valle perfecto.

Lo que realmente confiere personalidad a esta zona es un árbol: el Cerezo. Tal es el número de cerezos que estos en la floración provocan panorámicas de auténtico deleite.

En Abril cuando empiezan a desaparecer las nieves de las cumbres montañosas, el blanco alado y aromático de la flor del cerezo inunda las laderas del valle produciendo tal espectáculo floral que muy difícilmente el visitante olvida.

El Valle del Jerte ofrece a todo visitante la posibilidad de un reencuentro con la naturaleza. Sus innumerables gargantas que descienden vertiginosa de las montañas, la variedad de sus árboles, sus frondosos bosques y su riqueza cultural, constituyen unos de los paísajes más atractivos de la Peninsula Ibérica.

Sierra de Gredos

La sierra de Gredos, perteneciente al sistema Central, constituye hoy un lugar idóneo para la práctica de deportes como el senderismo o los paseos a caballo.

Cuenta con una reserva nacional de caza, con una superficie de 22.815 ha que se extienden por el sur de la provincia de Ávila (comunidad autónoma de Castilla y León). La protección de la fauna de Gredos se remonta al año 1905, cuando el ayuntamiento y propietarios donaron los derechos de caza al rey Alfonso XIII. El Coto Real pasó a denominarse Coto Nacional durante la II República, reclasificándose en 1982 como Reserva Nacional. Debido a la variedad altitudinal y de condiciones climáticas, Gredos constituye el hábitat de especies faunísticas tanto eurosiberianas como mediterráneas, así como algunas endémicas (salamandra del Almanzor, sapo común de Gredos y lagartija serrana, entre otras). Dentro de las aves destacan el pechiazul, el roquero rojo, el águila imperial y el buitre leonado, y, entre los mamíferos, la cabra montés, símbolo de la sierra, la nutria y el desmán.

Peña de Francia

La Peña de Francia es una montaña que se alza a 1.727 m de altura, situada al sur de la provincia de Salamanca, comunidad autónoma de Castilla y León, España y cuya cima pertenece al término municipal de El Cabaco.

Desde su cima, se divisa toda la llanura del Campo Charro hacia el norte, la Sierra de Tamames hacia el este, y el pantano de Gabriel y Galán hacia el sur, aparte del resto del macizo montañoso.

Podemos encontrar también el santuriao de Nuestra Señora de la Peña de Francia muy conocida por su virgen negra.

Ávila

Ávila, ciudad del centro de España, capital de la provincia de Ávila, situada en la comunidad autónoma de Castilla y León, junto al río Adaja.

En función de su capitalidad provincial, destacan las actividades administrativas y es el centro comercial e industrial de la provincia, importante zona ganadera.

Sus principales industrias son la alimenticia y la metalúrgica; también destaca su actividad turística, consecuencia de su riqueza artística.

Cuenta con el recinto amurallado medieval más antiguo (siglo XII) y más completo de España (2.500 m) construido de granito negro, en el que sobresalen sus imponentes puertas (como la Puerta de San Vicente) y sus magníficos torreones; en su interior, destacan la catedral gótica (la más antigua de España, siglos XIII-XIV) y la plaza en que se ubica; varios palacios renacentistas y conventos religiosos, en los que son constantes las alusiones a los místicos españoles santa Teresa de Jesús y san Juan de la Cruz, naturales de la provincia.

Ocupada por los árabes en el siglo VIII, fue conquistada por el rey castellano Alfonso VI en el 1088.

Béjar

Béjar, municipio español de la provincia de Salamanca, perteneciente a la comunidad autónoma de Castilla y León.

Tiene 46 Km2 de extensión y se ubica a 959 metros de altitud y a 70 Km al sur de la capital provincial, al pie de la sierra homónima del sistema Central.

El municipio está bañado por el río Cuerpo de Hombre, cuyas cristalinas aguas permiten la pesca fluvial y dan apresto a los géneros textiles de sus fábricas desde el siglo XIII, renovadas en el XIX con capital catal& n. En el término municipal también se cría ganado vacuno y lanar (de la Mesta), que sigue la calzada romana Ciudad Rodrigo-Mérida, y se cultiva, en secano, cereales, olivos, vid y legumbres, y, en regadío, patatas y hortalizas.

Entre los atractivos de la localidad se encuentran los restos de las murallas medievales, los edificios del ayuntamiento, las iglesias de San Juan Bautista, San Salvador y Santa María, y el palacio, de estilo plateresco, de los duques de Béjar, a uno de los cuales, Alonso Diego López de Zúñiga y Sotomayor, Cervantes dedicó Don Quijote.

Salamanca

Salamanca, ciudad de la comunidad autónoma de Castilla y León, capital de la provincia homónima, a orillas del río Tormes.

Su actividad económica se basa en la industria alimenticia, así como en la producción de artículos de química, piel, cerámica, joyería y muebles.

El punto neurálgico de la ciudad es la plaza Mayor, diseñada por Alberto de Churriguera y construida entre 1729-1733. Su universidad (fundada en 1218) es uno de los primeros centros académicos de Europa; también es sede de la Universidad Pontificia (1134).

Cuenta con uno de los conjuntos monumentales más importantes de España; entre sus edificios más destacados (junto a los ya mencionados) hay un palacio del siglo XVI, la catedral vieja de estilo románico (comenzada en 1140), la catedral nueva (empezada en 1513 y terminada en 1733), la iglesia de San Esteban, cuyo retablo (1693-1700) fue construido por José Benito Churriguera. Uno de los puentes que cruzan el Tormes es románico; el otro fue construido en 1912.

El Archivo Histórico de Salamanca es el principal centro de documentación sobre la Guerra Civil española (1936-1939). Al igual que otras ciudades antiguas, Salamanca fue tomada por el cartaginés Aníbal en torno al 222 a.C. En tiempos de los romanos era conocida como Salmantica, formó parte de la provincia de Lusitania, fue obispado el siglo VII, y estuvo ocupada por los musulmanes hasta 1085, para pasar a ser más tarde una importante ciudad del reino de León. Tomó una parte activa en la revuelta de las Comunidades (1520-1521) contra el emperador Carlos V, al mando de Pedro Maldonado. Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814), en sus cercanías se produjo la batalla de Arapiles (1812) en la que el ejército angloespañol dirigido por el duque de Wellington derrotó a los franceses. A principios de la Guerra Civil española (1936-1939) fue sede gubernamental del ejército sublevado dirigido por el general Francisco Franco.

Plasencia

Plasencia, la bella ciudad del norte de Extremadura que fundara el Rey Afonso VIII en 1186, bajo el lema de "UT PLACEAT DEO ET HOMINIBUS". (Para que agrade a Dios y a los hombres).

La ciudad de Plasencia concebida desde sus origenes como ciudad fortaleza y defensiva recibe desde hace muchos años la visita de numerosos viajeros que desean conocer sus bellezas arquitectónicas y naturales.

El carácter de los placentinos, siempre amable y acogedor para el forastero, la bondad de su clima, lo saludable de su ambiente, la variedad de su productos, la pureza de su atmósfera y de sus aguas, su industria y desarrollo de su comercio, sus centros culturales, el mercado semanal que desde hace siglos se hace los martes en su Plaza Mayor, sus bellezas monumentales, su río Jerte, sus catedrales y otro sinfin de elementos y factores que hacen que la ciudad placentina vaya haciéndose un hueco en las rutas turísticas del interior de la Península Iberica.

Su estratégica situación geográfica hace comodísimo el desplazamiento hasta el Valle del Jerte, Valle del Ambroz y las Hurdes, comarcas de incalculable belleza y riqueza, y de caraterísticas únicas en lo social y en lo geográfico.

Historia y tradición envidiables se funde en la "muy noble, leal, y benefica" ciudad de Plasencia.

Plasencia, la Perla del Valle, la ciudad del Jerte, bien merece una visita.

Estamos seguro que por una razón u otra todo el visitante que se acerca a Plasencia dificilmente olvida su estancia.